Carta al Director

Durante el gobierno del presidente Piñera, Chile tuvo un crecimiento económico de  5,4% anual, ahora desde que gobierna Michelle Bachelet el crecimiento anual de Chile disminuyo a 1,7%. Estas cifras son importantes porque un país que no crece económicamente no puede entregarle a sus ciudadanos los recursos que necesitan; como salud, educación, pensiones y seguridad.

Incluso una medición realizada por CorpResearch, reveló que el actual gobierno es el que registra el peor desempeño económico desde 1990 a la fecha y catalogó al gobierno de Piñera como uno de los periodos con mejor desempeño. A este contexto se suma que Chile lleva seis meses con el menor PIB entre los países de la Alianza del Pacífico. ¿Por qué?

Desde el 2014, los gobiernos liderados por la Nueva Mayoría han impulsado políticas reformistas que han reducido los incentivos a la inversión. En particular la Reforma Tributaria, que aumenta el impuesto a las ganancias de las empresas, la eliminación del FUT que permitía posponer el pago de impuestos a las ganancias, la eliminación de los beneficios tributarios para la compra de viviendas, entre otros cambios. En combinación, estas medidas redujeron las utilidades esperadas de muchos proyectos de inversión (incluida la compra de vivienda por parte de un
particular), generado que los proyectos fueran pospuestos o cancelados, reduciendo la inversión del período y con ello el crecimiento de la economía.

La clase más afectada por la reforma, es la clase media;los impuestos a los celulares (planes de datos); a la gasolina; las plataformas digitales; IVA general del 19 por ciento y el aumento del umbral para declarar renta le dan un golpe más duro a este segmento. Incluyendo a las PYMES, que deben comerse casi todo el alza de impuestos directamente.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *